Negocios

La mejor idea del mundo

¡Tengo la mejor idea del mundo! ¡Esto no está inventado! ¡Va a ser la bomba! ¿Cuántas veces hemos dicho algo parecido estando con amigos o lo hemos pensado?

idea_bulb
Suele ocurrir que aquellos a los que no llama la atención el mundo de los negocios tenemos siempre en la cabeza aquello de encontrar “la mejor idea del mundo“, aquello que cambiará el mundo y nos hará entrar en el olimpo de los dioses emprendedores, pero hay que ser realistas: las mejores ideas del mundo no existen.

La mejor idea del mundo

Hay una serie de hechos comunes que se repiten cuando creemos que hemos encontrado la mejor idea del mundo:

  • No se llevan a la práctica.
  • No superan la fase de cañas entre amigos.
  • No son básicas para crear un proyecto de éxito.

En definitiva: No existen, así que deja de buscarlas y céntrate en aquellos factores que si son relevantes a la hora de montar un proyecto de éxito.

Soñar no es malo

soñar
Desde pequeños nos inculcan que hay que ser realistas y que los sueños, al fin y al cabo son eso: sueños, pero déjame que te diga que lo que conocemos hoy en día es gracias a que alguien una vez tuvo un sueño y además tuvo las ganas y el valor de llevarlo a cabo.

 
Como he dicho aún no he montado mi propio proyecto y no es por falta de ganas, tampoco por falta de ideas y es que si os digo la verdad a lo largo del día se me ocurren varias ideas de negocio que pienso que me van a dar dinero, pero luego por falta de tiempo o por el miedo a perder “ese sueño” en algo que quizá no funcione me echo para atrás.

Buenas ideas vs Malas ideas

good_idea
Ni existen las buenas ideas ni tampoco lo contrario, simplemente existen las ideas que se ponen en práctica y las que no, y estoy convencido de que a pesar de los miedos (que yo los tengo) el éxito o el fracaso de un proyecto dependen de su ejecución.

 
Una idea no sirve de nada sino la persigues, nadie va a hacerlo por ti, como mucho van a pensar algo igual o similar y vas a perder la oportunidad, porque siempre habrá alguien que tenga el valor de convertir esa idea en realidad.

 
Lo primero de todo es perder el miedo al fracaso, ese es el comienzo. Ya he dicho que todos sentimos miedo, así que no te preocupes, no te ocurre a ti solo. Sentir miedo a la hora de afrontar un nuevo proyecto es algo normal pero hay que vencer ese miedo. Soñar es fácil, plasmar nuestro sueño en realidad es lo difícil, pero no es imposible. Si necesitas unas palabras para convencerte de ello no te pierdas el post en el que hablo sobre ¿qué es el éxito?

 
¿A qué esperas para llevar a cabo tu idea? Si te ha gustado este artículo compártelo en redes sociales para que pueda llegar a más gente.