Viajes

Hoi An, Patrimonio de la Humanidad

La estancia en Hoi An fue de cuatro días distribuida en dos hoteles para poder hacer cosas totalmente opuestas, por un lado visitar la ciudad y las Islas Cham y por otro disfrutar de dos días de absoluto relax en uno de los resort que existen en la zona y descubrir las maravillosas playas de Vietnam.

Después de hacer paracyling

Hoi An es una ciudad Patrimonio de la Humanidad situada en el centro de Vietnam. Este reconocimiento mundial se lo ha ganado gracias a los numerosos detalles e influencias Chinas, Japonesas y Francesas que se han mantenido durante el paso de los años en el casco histórico de la ciudad.

¿Qué ver en Hoi An?

Esta “pequeña” es atravesada por el río Thu Bon, y entre los siglos XVI al XVIII fue un importante puerto pesquero. Todo el casco antiguo de la ciudad se mantiene intacto, a pesar del paso de los años, y es que las leyes locales prohíben modificar los edificios y en algunas calles incluso la circulación de automóviles. Además durante la guerra los ataques a la ciudad fueron muy leves debido a que la mayor parte de estos se los llevó la cercana ciudad de Hue, de la que os hablé en el artículo anterior.

Puente japonés de Hoi An

El Puente Cubierto Japonés es sin duda el monumento más representativo de Hoi An. Fue construido por los japoneses en el año 1593 y es uno de los mejores ejemplos del pasado mercantil que tuvo la ciudad y unía el barrio japonés con el barrio chino. Se construyó en madera y piedra con la fachada en un color rojizo y el tejado en teja gris. Además estos están decorados por esculturas de madera.

Las sastrerías de Hoi An

Además de ser una ciudad tremendamente turística por la cantidad de comercios que encontramos en sus calles, una de las profesiones más reconocidas en Hoi An y por la que la ciudad tiene fama en el mundo entero es por sus sastrerías y la ropa a medida confeccionada a mano por estos maestros artesanos.

Os puedo decir que uno de nosotros compró una americana y una camisa a medida para acudir a sus reuniones con una ropa a la altura de las circunstancias y el precio que pagó por esas prendas fue bastante menos de lo que pagarías en una tienda en España por una prenda confeccionada en cualquier fábrica textil.

Estrenando pantalones vietnamitas

Una de las cosas más interesantes de comprar en Vietnam y en este caso en Hoi An es el regateo, te puedes pasar horas y horas regateando con los comerciantes y conseguir descuentos de hasta el 80% sobre el precio inicial, pero no por ello estarás engañando a los avispados comerciantes vietnamitas, así que no tengas piedad, ya que si te están vendiendo el producto es porque están ganando dinero con la venta. Yo compré los pantalones que podéis ver en la fotografía superior por dos euros.

Las Islas Cham

En nuestra estancia en Hoi An también tuvimos tiempo de “acercarnos” a conocer las Islas Cham, un conjunto formado por ocho pequeñas islas pertenecientes al Parque Marino Cu Lao Cham, Reserva de la Biosfera, reconocida por la UNESCO.

Lancha motora para llegar a las Islas Cham - Fotografía tomada por Sergio Barba

Lancha motora para llegar a las Islas Cham Fotografía tomada por Sergio Barba

Para llegar a las islas nosotros lo hicimos en una lancha motora de gran velocidad en la que el trayecto se hizo corto e intenso debido a la rapidez de este tipo de lanchas. Una vez en la isla principal fuimos a conocer la pagoda y de ahí otra vez a la lancha para trasladarnos a otro punto de las islas a hacer snorkel y disfrutar del Mar Meridional de China en Vietnam.

 Las playas de Hoi An

Vista general de la playa de Hoi An - Fotografía tomada por Eva Chicharro

Vista general de la playa de Hoi An – Fotografía tomada por Eva Chicharro

Las playas de Hoi An enamoran nada más verlas y una vez que las pisas no podrás olvidarlas jamás. Aguas cristalinas, arena blanca y clima tropical ¡¡Parece el Caribe!! De hecho no tiene nada que envidiarle.

Como he dicho al principio disfrutamos de la playa en Hoi An durante dos días, ya que estuvimos alojados en uno de los numerosos resorts que existen en la localidad, en concreto el Hoi An Beach Resort, donde nos trataron fenomenalmente bien y donde pudimos practicar actividades como el paracyling o la moto de agua.

En definitiva, cuatro días diferentes en una bonita localidad que nos cautivó para siempre por sus edificios, por sus playas, por su gente, el recuerdo de Hoi An siempre nos quedará. Pero ahora tocaba cambiar de país y volar a Siem Reap (Camboya) para visitar los Templos de Angkor ¿Continúas con nosotros?

Billete de avión Da Nang - Siem Reap